Los proyectos para eliminar obstáculos peligrosos y dotar de barreras protectoras en esta carretera abarcarán 15 km y no 4 km como lo exigió una sentencia judicial. La intervención incluye las rutas nacionales 2 y 252, específicamente entre Curridabat y Taras, pasando por Lomas de Ayarco.

En el primer caso, el pasado mes de febrero se adjudicó a la empresa Hernán Solís las labores de eliminación de obstáculos peligrosos. El Consejo Nacional de Vialidad (CONAVI) destinará ¢572 millones a este trabajo. Estas obras iniciarían en setiembre próximo, una vez que se firme el contrato y se dé la orden de inicio. Las labores deberán estar listas en 90 días.

florencio2Las mejoras incluyen eliminar todos los elementos que sobresalen del nivel de la vía, como tapas, cabezales o pozos de registro pluviales de concreto. El proyecto incluye la colocación de rejillas sobre las cunetas y deberán tener una vida útil de 75 años. En los casos necesarios, se deberá modificar la estructura de los cabezales, de las cajas de registro, cunetas, de las rampas de acceso y cualquier elemento cuya configuración representa un riesgo potencial en los márgenes de la vía. El proyecto también incluye la remoción de obstáculos como árboles y piedras.

Barreras protectoras

La colocación de barreras protectoras se hará en la isla medianera que tiene la ruta, separando los flujos vehiculares, con lo que se eliminarían o reducirían los choques frontales que ocurren cuando un automotor se pasa al otro sentido de circulación. Estas barreras separaran a los vehículos de los postes reforzados con bases de concreto, que suelen ser impactos por los automotores.
De igual forma, se colocarán barreras en los laterales de la carretera, reduciendo considerablemente el riesgo que los vehículos se salgan de la vía. Las características de las barreras dependerán de las especificaciones técnicas para cada tramo de estos 15 km.

Así, las barreras serán de concreto o metal, de alta o baja contención, con base en variables como velocidad permitida, presencia o no de curvas, si es una recta, el tamaño de los vehículos que suelen utilizar esa carretera, entre otras.

La empresa Hernán Solís será la encargada de efectuar el proyecto, valorado en ¢1.495 millones. Una vez dada la orden de inicio, HVS tendrá también 90 días para ejecutar los trabajos.

“El uso de cada tipo de barrera se basa en la normativa europea sobre la materia”, resaltó Cristian Vargas, al tiempo que señaló que estas barreras son para contener y redireccionar a los vehículos hacia la vía, nuevamente.